Inicio » Sobre la raza » Temperamento y personalidad del Shih Tzu

Temperamento y personalidad del Shih Tzu

Temperamento y personalidad del Shih Tzu

Los Shih Tzus son una de las razas de perros más dinámicas, incomprendidas y antiguas que existen. El nombre «Shih Tzu» se traduce como pequeño león, pero esta raza de perros pequeña es todo menos feroz.

A decir verdad, a pesar de lo digno que puede ser el Shih Tzu, su apariencia majestuosa o su lugar destacado en la historia (habiendo sido criados para la realeza china), estos perros son pequeñas bolas de pelo que solo quieren amar y ser amados.

Este artículo detallará la personalidad y el temperamento exactos que debes esperar de un Shih Tzu de pura raza, que es bastante diferente de lo que la gente suele sospechar. Primero, sin embargo, es necesario conocer un poco su historia para poder comprender su naturaleza.

Si te gustan los Shih Tzus también te puede interesar:

Historia de la raza Shih Tzu

Los Shih Tzus son una de las 15 razas de perros más antiguas que existen. Aunque es discutible exactamente cuándo fueron criados por primera vez, los expertos a menudo señalan que fue en el año 8.000 a.C. cuando se tiene constancia de su primera aparición.

A pesar de no estar clara la época exacta, lo que si se sabe es que los Shih Tzus finalmente se integraron en el estilo de vida de la realeza china, a menudo se dice que los monjes tibetanos los criaron específicamente como regalos para las personas más importantes. Durante siglos y sigos, estos pequeños perros de juguete parecidos a leones fueron posesiones preciadas entre la nobleza.

Aunque los Shih Tzus son una raza orgullosa, regia y digna, de ninguna manera son arrogantes o pomposos. Su reputación de ser perros unipersonales es absolutamente correcta (a menudo eligen a quién aman y se apegan a esa persona), pero cuando las personas describen a los Shih Tzus como distantes, sarcásticos o agresivos, se refieren a un perro que no fue criado correctamente, sino fruto de una crianza irresponsable.

En realidad, la personalidad y el temperamento del Shih Tzu está lejos de lo que cabría esperar de un perro que podría considerarse «elegante» o «mimado». Su historia tiene una gran parte en la creación de su reputación actual, pero no debería ser así. Una representación más cercana de las características de la raza Shih Tzu es que es un perro leal, cariñoso y atento.

Personalidad del Shih Tzu

La personalidad del Shih Tzu es una mezcla dinámica de perro faldero atento y cariñoso y el compañero digno ideal. Dentro del hogar, estas pequeñas mascotas solo quieren ser parte de la familia. Si bien su confianza a menudo puede ser bastante prominente, esto no quiere decir que sean arrogantes.

La única característica negativa del Shih Tzu es que pueden ser perros tercos. Criados para ser el compañero perfecto y para mantenerse con orgullo y asertividad, cuando se trata del entrenamiento, estas características pueden hacer que el proceso sea un poco más difícil.

Hay muchos relatos en los que los dueños inexpertos piensan que entrenar a un Shih Tzu será muy fácil (debido a su tamaño más pequeño y su relación amorosa), y terminan descubriendo que se necesita mucha paciencia, persistencia y tiempo.

Dicho esto, estos pequeños perros son encantadores. La personalidad del Shih Tzu está muy influenciada por su inteligencia, ya que procesan el mundo que los rodea a un ritmo más rápido que la mayoría de los perros pequeños, y les encanta aprender.

Puedes esperar una socialización increíble con tu Shih Tzu, y no esperes que sea introvertido o distante con los demás. Este es un perro que camina por la vida con la confianza de un león, es cauteloso pero entusiasta con los extraños y los entornos desconocidos, y expresa el amor sin complejos dentro del hogar.

Un Shih Tzu nunca debe ser agresivo. Estos perros no suelen ladrar mucho ni tampoco son demasiado ágiles, pero son fantásticos perros guardianes. Si bien no son lo suficientemente grandes como para vigilar, ni tienen instinto cazador, pero ciertamente te alertarán si tienes un extraño que viene a tu casa.

Si bien el Shih Tzu no es necesariamente tan divertido como otras razas de perros, siempre está dispuesto a dar un paseo rápido por el vecindario o liberar algo de energía dentro de casa. Una de las cosas que hacen que el Shih Tzu sea un perro tan codiciado es su adaptabilidad a cualquier entorno.

Pueden vivir en casi cualquier lugar (aunque son sensibles a los extremos, como demasiado calor o frío, sus pelajes no están hechos para ello) y con la mayoría de familias. Pueden ser un perro de una sola persona o el adorable compañero de toda la familia. Son naturalmente confiados, dignos y afectuosos. Para una raza de perros pequeña, el Shih Tzu expresa una de las personalidades más completas.

Temperamento del Shih Tzu

El temperamento de un Shih Tzu cambia drásticamente con el tiempo. Generalmente, esta raza casi siempre es demasiado confiada. No importa cuál sea su edad o cuántas experiencias hayan tenido, les encanta confiar en los demás.

Esto significa que saltarán al regazo de extraños o se meterán de cabeza a una pelea amistosa con otro perro, sin importar si ese perro quiere atención o no.

Son perros extremadamente seguros y no tienen vergüenza de expresarse.

Si hay una utilidad para la que un Shih Tzu puede servir además de ser un compañero ideal, es la de ser un perro de terapia perfecto. Su aura general es feliz, y tienen un aire de felicidad indestructible que lo sigue como una sombra. Su deseo contagioso de amar hace que el Shih Tzu tenga un temperamento encantado y equilibrado.

Esta raza no es necesariamente excitable, ya que son entusiastas. Nunca deben ser arrogantes o agresivos con los demás (o con su dueño) y generalmente exhiben rasgos que se reflejan en los perros más grandes. No tienen una propensión natural a la ira y no se conmueven fácilmente.

Lo que cambia con el tiempo en el temperamento del Shih Tzu es el entusiasmo que mencionamos anteriormente. El Shih Tzu, en sus años de cachorro, quiere lanzarse de cabeza a casi todo. Su temperamento increíblemente enérgico a esa edad ciertamente puede convertirlo en un puñado de nervios.

Querrán conocer a todos y a cada uno de los extraños que se cruce, presentarse por sí mismos a otros perros y saltar grandes distancias (como del suelo al sofá, y a menudo lesionarse porque son bastante frágiles).

A medida que envejecen, este entusiasmo excesivo se desvanece, y en su lugar descansa el Shih Tzu tranquilo, cariñoso y educado que los antiguos miembros de la realeza china mantuvieron a su lado. Con el tiempo, es posible que incluso tengas que convertirte en el motivador de tu perro, ya que este encontrará un lugar acogedor en el sofá y decidirá que ese es su lugar para pasar el rato durante horas y horas.

Si hay algo negativo sobre el temperamento natural del Shih Tzu, es que sus tendencias orientadas a las personas pueden volverlos muy pegajosos. Si bien este es un perro pequeño que puede caber incluso en los apartamentos más pequeños, su deseo de amar y ser amado puede convertirse en ansiedad por separación extrema con la ausencia de su dueño.

Si eres una persona que no tiene el tiempo necesario para cuidar a tu perro todos los días, si bien el encanto de tener un adorable Shih Tzu de tamaño diminuto en tu hogar puede ser algo atractivo, debes saber que tienes que dedicarle muchas horas todos los días, de otro modo corres el riesgo de tener un perro ansioso, autodestructivo e infeliz.

Por supuesto, este rasgo «negativo» que expresan proviene de un lugar en el que solo quieren amar, pero ciertamente son una raza que sufre de ansiedad por separación. Sin embargo, en general, el temperamento de un Shih Tzu es bastante diferente al que suelen exhibir las razas de perro pequeñas. Son excitables en su juventud, sensatos, felices y confiados.

Elige un criador responsable

La crianza irresponsable es algo que siempre debe abordarse cuando se habla de personalidad y temperamento. Esto es necesario, porque un cachorro mal criado, sin importar como sea adiestrado, tendrá una propensión a tener malos patrones de comportamiento y características irregulares.

Dado que los Shih Tzus son una raza muy popular, existe una mayor probabilidad de reproducción irresponsable. Haz una investigación exhaustiva sobre el criadero / persona a la que le vas a comprar tu cachorro.

Asegúrate de que puedan proporcionarte permisos de salud y asegúrate de que los padres demuestren la personalidad por excelencia de la raza Shih Tzu.

Consejos de entrenamiento para un Shih Tzu

Las razas de perros pequeñas a menudo sufren el problema de la negligencia en el entrenamiento. Esto sucede porque sus accidentes no son tan sorprendentes como la de las razas de perros más grandes y su naturaleza hogareña parece necesitar menos atención que los perros más grandes. Pero, por supuesto, esto no es cierto. Si quieres que tu Shih Tzu se comporte correctamente, te costará trabajo.

La socialización temprana es increíblemente importante con esta raza. Tan pronto como tu cachorro esté en tu vida, asegúrate de exponerlo a diferentes personas, lugares y otros perros. Romper el hielo y permitirles que se sientan cómodos en diferentes entornos es clave para establecer su confianza natural y, a su vez, crear un perro con un mejor temperamento.

Los Shih Tzus son perros inteligentes y les encanta aprender. A medida que aprenden, desarrollan su propia identidad. Además de eso, los Shih Tzus tienen una propensión a ser tercos.

Si vas a enseñarle a tu perro la obediencia por tu cuenta, es posible que tengas que dar varios rodeos. Un entrenador profesional no solo estimulará a tu Shih Tzu (y requieren una buena cantidad de estimulación intelectual), sino que también controlará esa terquedad con mano diestra.

Otro aspecto importante del entrenamiento es estar ahí para tu perro. Se sabe que los Shih Tzu sufren de ansiedad por separación un poco más que la mayoría de las razas, y en sus años de formación es especialmente importante pasar mucho tiempo con ellos.

A veces, los Shih Tzus pueden tener mala reputación. La gente piensa que esta raza pequeña parecida a un león es pomposa y arrogante, cuando en realidad solo son seguros y dignos.

En general, es un perro increíblemente feliz, cariñoso, gentil, entusiasta y social. Ten en cuenta esos atributos con el hecho de que también son una raza pequeña, y tienen una de las mejores personalidades y temperamentos posibles.

Los Shih Tzus son increíblemente adaptables, contagiosamente entusiastas y te amarán hasta el final de sus días. Si bien a veces pueden ser un poco tercos y sufrir ansiedad por separación, los Shih Tzus son perros estelares que se recomiendan para casi todo tipo de persona.

Deja un comentario