Inicio » Sobre la raza » Historia y origen de la raza de perro Shih Tzu

Historia y origen de la raza de perro Shih Tzu

Historia y origen de la raza de perro Shih Tzu

La historia de la raza de perro Shih Tzu es interesante, aunque algo controvertida.

Se acepta generalmente que esta raza de perro pequeño se originó en China, con una ascendencia de razas de perros tibetanos.

Los antepasados del moderno Shih Tzu podrían haberse originado en el Tíbet ya en el año 600 d.C., y se cree que son una de las razas de perros más antiguas del mundo en la actualidad.

Aunque mayormente se cree que se originó en China, algunas revistas de razas de perros indican que los Dalai Lamas tibetanos regalaron a las cortes imperiales chinas dos perros Shih Tzu de cría a finales del siglo XIX.

A menudo se ha presumido que el Shih Tzu se crió cruzando las razas de perros Lhasa Apso y Pequinés, pero hay otras personas que están totalmente en desacuerdo.

Sin embargo, una vez que hayas visto a un Lhasa Apso, sin duda verás el parecido entre las dos razas y lo difícil que es discernir la diferencia sin un examen más detenido.

Si bien la verdad de su origen aún es incierta, lo que generalmente se acepta es que los perros sagrados tibetanos son los antepasados del Shih Tzu de hoy en día.

Si te gustan los Shih Tzu también te puede interesar:

La leyenda del Shih Tzu y el Buda

A todos nos encanta una buena historia fascinante y la historia del Shih Tzu es sin duda una de esas historias mágicas y difíciles de creer que nos dejan preguntándonos si podría ser verdad.

Shih Tzu, cuando se traduce literalmente del chino mandarín, significa «león» y por así decirlo, tienen una importancia significativa en la religión budista.

Para los budistas, el león simboliza la realiza, la fuera y la valentía: no temas nada y actúa sin demora.

El simbolismo de los leones del Buda, de hecho, recuerdan a los propios perros Shih Tzu: leales, fuertes y valientes.

Un par de enormes leones de piedra, o perros león, vigilan las puertas de palacios, muchas tumbas, templos y edificios públicos.

Se cree que protegen el edificio de influencias espirituales dañinas y personas dañinas que podrían ser una amenaza.

Se había creído ampliamente que el propio Buda domó y montó un león en su ascensión a la tierra.

Me inclino a pensar que esta creencia era un símbolo de su viaje espiritual hacia la iluminación, y no una realidad.

Pero aquí es donde la historia del Shih Tzu se vuelve interesante.

Cuenta la leyenda que Buda había viajado con un pequeño perro león como compañero constante.

Este perrito se transformaría en un león de tamaño completo y llevaría al Buda sobre su espalda a largas distancias.

Se ha dicho que el Shih Tzu es este «perro león».

Si bien los Shih Tzu han sido conocidos como pequeños «perros león» durante bastante tiempo, la verdad es que hay varias razas de perros que fueron criados para parecerse a pequeños leones.

Independientemente, aunque algunas leyendas se basan en eventos reales, tendrás que cuestionarte seriamente si esta tiene alguna veracidad.

La realeza y la historia del Shih Tzu

Aunque la historia del Shih Tzu no está del todo clara, lo que se sabe es que fueron muy valorados por la emperatriz viuda Cixi, la mujer más importante de la historia de China.

Durante su reinado en el siglo XIX, la emperatriz viuda ordenó a los eunucos de la corte que mantuvieran su crianza hasta su muerte a principios del siglo XX.

Antes de su muerte, el mundo exterior prácticamente desconocía la raza.

Después de la muerte de la viuda, algunos Shih Tzu fueron llevados a Europa durante los años anteriores a la guerra, a Inglaterra (por Lady Brownrigg, esposa de Douglas Brownrigg, el Maestro General del Comando del Norte de China), a Noruega (por Madame Henrik Kauffman, esposa del embajador de Dinamarca en China) y a Irlanda (por la Sra. Hutchins).

Esto resultó ser muy importante para la supervivencia de la raza Shih Tzu, mientras que cuando los comunistas llegaron al poder en 1949, estos perros nobles fueron vistos como un símbolo de riqueza y privilegio, así como un drenaje de recursos y finalmente fueron destruidos.

La historia del Shih Tzu habría terminado ahí de no ser por la crianza realizada por esas tres mujeres que los trajeron al mundo occidental.

Se dice que todos los Shih Tzu actuales descienden de esos pocos perros.

Es un pensamiento triste pensar que es posible que no hubiéramos sido agraciados con estos preciosos perritos león, si no hubiera sido por estos pocos ejemplares que, por suerte, fueron salvados.

Deja un comentario