Inicio » Adiestramiento » 10 Tips para entrenar a un Shih Tzu cachorro

10 Tips para entrenar a un Shih Tzu cachorro

10 Tips para entrenar a un Shih Tzu cachorro

Cuando se trata de entrenar a tu Shih Tzu, hacerlo por tu cuenta puede ser una excelente manera de construir una relación y un vínculo sólido con tu cachorro.

Sin embargo, se sabe que los Shih Tzu tienen un temperamento obstinado, por lo que si no estás bien preparado, entrenar a tu perro también puede volverse muy frustrante.

Ya sea que tu Shih Tzu esté ansioso por aprender o prefiera acurrucarse en el sofá, aquí te traemos algunos consejos para entrenar a tu cachorro y ayudarte a aprovechar al máximo tus sesiones de entrenamiento con tu Shih Tzu cachorro.

También te puede interesar:

1. Empieza lo antes posible

Cuando obtienes a tu Shih Tzu por primera vez, es el momento perfecto para comenzar a entrenar.

En otras palabras, no esperes; debes establecer reglas, límites y expectativas desde el principio para que tu perro sepa exactamente lo que quieres.

Si tienes un cachorro joven, esta es una razón aún mayor para comenzar lo antes posible, antes de que tenga tiempo de adquirir malos hábitos.

2. Establece un horario para tu cachorro

A un perro le gusta tener una sensación de control sobre su entorno. Cuando un cachorro sabe qué esperar y qué viene después, sintiéndose más seguro y protegido.

Establecer un horario desde el comienzo de tu relación con tu Shih Tzu es la manera perfecta de proporcionar esta sensación de control.

Su horario debe incluir horas para comer, jugar, hacer ejercicio, dormir, sesiones de entrenamiento y horas designadas para ir al baño; esto será de gran ayuda para que tu perro pueda ir al baño.

Tener un horario también ayuda a tu perro a adaptarse a su nuevo entorno más fácilmente y puede ayudar con cosas como dormir toda la noche, comer en los momentos apropiados y mantenerse alejado de las travesuras.

Un horario para tu cachorro también asegura que tu perro tenga muchas oportunidades para jugar y hacer ejercicio, lo que ayuda a evitar que se aburra.

Un perro aburrido termina siendo un perro que se porta mal, mastica muebles, ladra a todas las personas que pasan por su lado y, básicamente, no es un perro tan feliz como podría ser.

Cuando tu cachorro realiza una suficiente actividad durante el día y recibe la estimulación adecuada, le das la oportunidad de desahogarse.

Entonces, tu Shih Tzu se distraerá menos durante las sesiones de entrenamiento, se comportará mejor y, en general, es un cachorro más feliz.

3. Introduce una jaula

Cuando tienes un cachorro, el entrenamiento con jaula es muy beneficioso para ayudar a tu nuevo miembro de la familia a adaptarse a su entorno, comprender sus límites, aprender a ir al baño y mantenerse seguro.

La jaula que selecciones debe ser lo suficientemente grande para que tu cachorro se acueste, se ponga de pie adentro y gire en círculos, pero no mucho más grande, para que no se sienta tentado a usarla como baño.

Incorpora el tiempo que pasará tu cachorro en su jaula dentro de su horario y, a medida que tu perro se acostumbre a las reglas, la puerta de la jaula puede permanecer abierta, para que la reconozca como su zona segura especial.

4. Se consistente con el entrenamiento para ir al baño

Si has implementado todos los pasos anteriores, entonces deberías estar bien encaminado para tener un cachorro entrenado para ir al baño, pero asegúrate de que tu perro esté completamente entrenado en casa antes de comenzar a enseñarle un montón de trucos.

Es importante que tu cachorro entienda sus límites y sepa exactamente dónde está su baño.

Además, cuando tu perro está bien entrenado y tiene oportunidades regulares para ir al baño, esto lo ayudará a estar más concentrado cuando llegue el momento de entrenar.

5. Construye una base sólida en el entrenamiento

Por lindo y divertido que sea tener un perro que pueda bailar, darse la vuelta y «hablar» cuando se le ordene, antes de comenzar a trabajar en estos trucos más entretenidos, es importante que tu Shih Tzu tenga una base sólida en los comandos básicos para su correcto adiestramiento.

Comandos iniciales como siéntate, quieto, ven, suelta y túmbate no solo son fundamentales para crear un cachorro que se comporte bien, sino que también mantienen a tu perro a salvo.

Además, muchos de estos conceptos básicos se utilizan como primer paso para el entrenamiento de trucos más difíciles.

6. Sé positivo

Usa el refuerzo positivo cuando entrenes a tu Shih Tzu, piensa en elogios y las golosinas favoritas de tu cachorro, y si te sientes frustrado, entonces es hora de tomarte un descanso.

Mantén tus sesiones de entrenamiento con tu perro positivas, para que tu cachorro se mantenga comprometido y concentrado.

Tu perro necesita asociar el entrenamiento con algo bueno, no con algo que termine con un grito o un castigo.

7. Siempre se consistente

Una de las cosas más importantes que debes recordar al enseñar a tu compañero canino es ser constante.

Por ejemplo, si usas una señal verbal específica para un comando, asegúrate de que sea la única que uses.

Lo mismo ocurre con las señales con la mano.

Si estableces una regla en particular, debe aplicarse todo el tiempo, no solo de vez en cuando.

Si no te mantienes constante, tu perro estará confundido e inseguro acerca de lo que quieres que haga, lo que lo llevará a adivinar o simplemente a hacer lo que quiera.

8. Mantén la calma y la serenidad

No importa lo que le enseñes a tu cachorro, ya sea para ir al baño, como sentarse o dejar de morder tus zapatos, debes mantener la calma todo el tiempo.

Mantén tu voz firme pero optimista; no dejes que la ansiedad o el estrés afecten a tu actitud porque tu perro puede sentir estas emociones y comenzará a reaccionar ante ellas.

9. La práctica hace la perfección

Una vez que tu cachorro tenga un comando bajo control, no te detengas.

Tu perro necesita ejecutar los comandos regularmente para que se mantengan frescos en su mente.

Básicamente, no asumas que tu perro recordará un comando para siempre si nunca esperas que realice esa acción.

10. No dudes en llamar a un profesional

A veces, incluso las mejores intenciones terminan en frustración.

Por ejemplo, si diste todo para entrenar a tu Shih Tzu, y simplemente no estás viendo los resultados que deseas, o te estás molestando con la situación, entonces es hora de llamar a un profesional.

Puedes obtener recomendaciones de tu veterinario, tomar una clase grupal donde aún puedes trabajar con tu cachorro bajo la guía de un experto, o incluso contratar a un entrenador privado para que trabaje con tu perro.

Además de hablar con tu veterinario, existen asociaciones de entrenadores profesionales de perros los cuales son un buen punto de partida.

Una cosa es segura, entrenar a tu perro es una parte esencial de ser dueño de un cachorro.

Cuando le enseñas a tu perro a comportarse bien, ayudas a mantenerlo a salvo y a ti en control de la situación, lo que te hace a ti y a tu Shih Tzu mucho más felices.

¡Te deseamos mucho éxito en el entrenamiento de tu cachorro Shih Tzu!

Deja un comentario